Esposo de alcaldesa de Reynosa fomenta y regentea prostibulos.

Regentea esposo de alcadesa de Reynosa lugares de prostitución

– Carlos Luis Peña Garza percibe 50 mil pesos al mes por renta de cuarterías y centros de vicio en zona de tolerancia

– Utiliza “colaboradores” para ocultar ingresos por este rubro

– Gloria Edith Lazo Langloish es la encargada de cobrar las rentas; los depósitos se realizan a través del empleado municipal Abraham Alfredo Madrigal Cerda

– Predios aparecen a nombre de Bertha Isabel Peña Garza, hermana de Carlos Luis Peña y quien se ha caracterizado por ser fuerte impulsora de la cultura en el Municipio

Reynosa, Tamaulipas

Con un largo historial de corrupción, ineficienia y

maltrato a sus subalternos a cuestas dentro de la función pública, el esposo de la Alcaldesa Maki Esther Ortiz Domínguez, Carlos Luis Peña Garza, suma un nuevo escándalo a su trayectoria tras ser acusado de fomentar la prostitución en Reynosa al regentear diversas cuarterias y varios centros nocturnos.

Y es que la historia de Peña Garza está plagada de antecedentes de irregularidades dentro de la administración pública. Basta recordar que a su arribo en el 2007 como Delegado Administrativo de la VII Zona Regional de Capufe, con sede en Reynosa, Peña Garza dio muestra de su osadía y avaricia al manejar recursos públicos de la dependencia, de los cuales dispuso para pagar servicios que nunca se brindaron al organismo, por lo cual fue cesado directamente por la Dirección General de Caminos y Puentes Federales.

Dentro de las evidencias se tiene que Peña Garza aplicó diversos pagos al Instituto Politécnico Nacional para “impartir cursos de capacitación al personal”, los que nunca se concretaron, es decir, dispuso del dinero, pero nunca justificó el destino del pago, lo que representa evidentemente un delito de carácter judicial.

En 2011, también bajo el amparo de su esposa, la entonces Subsecretaría de Salud, Maki Esther Ortiz Domínguez, y pese al antecedente que pesaba en su contra, llegó al IMSS como Subdelegado del instituto en Reynosa, en donde fue amonestado bajo el expediente 2433/2014, por incumplimiento de su Declaración de Situación Patrimonial.

ESCÁNDALO DE PROSTITUCIÓN

Se tiene debidamente documentado que Carlos Luis Peña Garza, esposo de la primera autoridad municipal de Reynosa, regentea varias “cuarterías” y varios centros nocturnos, enclavados en la zona roja de esta ciudad, en donde corre a raudales el alcohol y otras drogas y las mujeres de la vida galante “aportan” diariamente su derecho de piso para poder desempeñar su oficio en los estos lugares, aportaciones que van a dar directamente al bolsillo del exfuncionario y consorte de la Alcaldesa Maki Esther Ortiz Domínguez, para lo cual dispone de una red de colaboradores que se encargan de hacer el trabajo sucio para él.

Primeramente, Peña Garza dispone de una persona que tiene como encargada en estos sitios de mala muerte, la cual responde al nombre de Gloria Edith Lazo Langloish, quien además se identifica también con el nombre de Dalila Hernández Solís, en un intento por ocultar la relación con el esposo de la Alcaldesa de Reynosa. Esta persona es quien cobra la renta de los 24 cuartos y los centros nocturnos o cantinas “La Chamba”, “La Boa”, “Gato Negro”, “Puma”, y “Chambitas”.

La renta de estos locales le redituan al esposo de Maki Ortiz alrededor de 50 mil pesos mensuales, los cuales se le depositan a su segundo colaborador y prestanombres, Abraham Alfredo Madrigal Cerda, quien coincidentemente trabaja en el municipio como asistente administrativo, en la dirección de Giras y Eventos, por lo cual percibe un salario de poco más de 8 mil pesos mensuales.

Estos depósitos a Abraham Alfredo Madrigal Cerda, quien después entrega el dinero a Carlos Peña Garza, se realizan cada fin de mes, los días 30 ó 31, por medio de las sucursales de BanCoppel Ribereña y BanCoppel Centro, a un costado de la Presidencia Municipal.

Como una forma de eludir su responsabilidad, los predios en donde se localizan los lugares de perdición, están a nombre de su hermana, Bertha Isabel Peña Garza, fuerte impulsora de la cultura en el municipio, quien también se ostenta como propietaria del sitio en donde el municipio tiene las oficinas de enlace de la Secretaría de Relaciones Exteriores, por el cual cobra una renta mensual de 80 mil pesos, esto por órdenes de la Alcaldesa Maki Esther Ortiz Domínguez.

De esta forma, Carlos Luis Peña Garza, quien carece de carisma y brillo propio, sigue haciendo negocios oscuros a la sombra y amparo de su esposa, la doctora Maki Esther Ortiz Domínguez, quien tampoco parece darse cuenta que ella y su esposo se han convertido en un pesado lastre para el PAN, para Reynosa y para los reynosenses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *